Psico-In es :

PSICOTERAPIA INTEGRAL

amor verdadero, uno se enamora, enemoramiento, expectativas, construír felicidad, terapia para parejas, ayuda a parejas, cambios, enamoramiento y amor, el amor y las diferentes etapas de la vida... Para Contactarnos:4785-3177 ó 4774-9598 / e-mail: psico_in@yahoo.com.ar

* Enamoramiento/Amor y las diferentes etapas de la vida.

"Lo único que no cambia y se mantiene en cualquiera de las etapas, es el interés de que la persona que elegimos y nos elige, nos ayude de un modo u otro a construir felicidad en la vida. "

¿Qué se "despierta" cuando uno se enamora? ¿Se siente lo mismo cuando uno se enamora a los 70 años que a los 20?

Para comenzar a responder, es importante aclarar que enamorarse no es amar. El enamoramiento y el amor son dos cosas diferentes. Si bien el enamoramiento puede llevar al amor, en un proceso de maduración paulatino, esto no siempre ocurre.
 
El enamoramiento es un estado donde los procesos lógicos, racionales y de buen juicio quedan temporalmente suspendidos. Es un estado de profunda idealización, donde el o ella, son elevados al reino de los sueños y de los cielos. Intervienen aquí, procesos psicoemocionales, ligados a nuestra infancia y al Complejo de Edipo, como también procesos neurofisiológicos, donde ciertas hormonas hacen que nuestro cerebro se embriague de neurotransmisores que vuelven “increíble y fantástica” a la persona de la que nos hemos enamorado. Llenando además, nuestra panza de mariposas, que valga una aclaración poco romántica, son el efecto del baño de adrenalina en el que somos sumergidos, al tomar contacto con quien nos desvela por las noches.
Pero el enamoramiento, tan pasional e intenso, está condenado a terminar. Puede durar desde días y semanas hasta meses. Pero no más que eso. Así es que en algún momento, el contacto con la verdadera identidad de nuestra media naranja idealizada, nos muestra que aquella persona que en un principio nos había parecido perfecta, no lo es tanto.
Los defectos humanos aparecen ante nuestros ojos revelando una imagen más cercana a la realidad, muchas veces muy difícil de asimilar para los amantes. Por eso decía antes que no siempre el enamoramiento lleva al amor. Por que para que el amor, sin idealizar al otro pueda desarrollarse, es necesario superar la des-ilusión que implica el final del enamoramiento. Este es el punto de inflexión donde muchas parejas dejan de serlo, para ir cada uno por su lado.
Pero algunas relaciones sobreviven a este momento crítico y allí es donde se abren las puertas para que el enamoramiento madure hacia el amor. La flor deja de ser flor y se transforma en fruto. El amor se acerca a la realidad, por que decido amar al otro, incluso con sus imperfecciones.

Si bien, el enamoramiento sucede a cualquier edad, no es vivido por todos del mismo modo.
Hay quienes viven el enamoramiento a edades ya avanzadas como si tuvieran 20 años, sienten la misma pasión ciega, el mismo tipo de ilusión, otros en cambio, viven esta experiencia, pero digamos que de un modo más atemperado, más realista.
Las diferencias, en la experiencia estarán marcadas por una gran variedad de asuntos muy personales, por ejemplo: no sentirán lo mismo al enamorarse a los 70 años aquellos quienes hayan aprendido y atesorado sus experiencias previas, que quienes las hayan olvidado, pasándolas por alto. Quien aprende de su historia personal, será más reflexivo a los 70, de lo que pudo haber sido a los 20.

-¿Qué expectativas se tienen con el amor en las diferentes etapas de la vida (a los 20, a los 30, a los 40, a los 50, y en la tercera edad)? -¿Qué se espera del amor en cada década?

Las expectativas que se tienen de la vida en las diferentas etapas son muy distintas, por lo tanto, lo que se espera del amor en cada década es también diferente.
La gente tarda cada vez más en casarse y también retrasan el convertirse en padres. Por ejemplo: algunas décadas atrás, entre los 20 y los 30 años, era de esperarse que la mayoría se hubiera casado “para siempre” y a esa altura la mayoría de los casados ya eran padres y madres. Pero en los últimos años no vemos eso. Ahora la gente busca tener más experiencias antes de casarse. Es prioritario terminar la preparación personal, buscar logros profesionales y económicos y entonces, lo que se espera del amor en esa etapa es más impreciso y vago que en épocas anteriores. Alrededor de los 30 años muchos comienzan a buscar relaciones más estables y duraderas. Más comprometidas, para poder realizar otro tipo de objetivos. Como establecer la propia familia y tener hijos.

Quienes por divorcio o viudez buscan una pareja a los 40, no tendrán los mismos objetivos y expectativas que quienes busquen una pareja a los 70. No sentirán ni buscarán el mismo tipo de experiencia amorosa aquellas personas que no tienen hijos y buscan pareja, que aquellos que ya los tienen y cumplieron más de 45 años.

Al principio uno busca afianzarse, construir una familia estable. Lo que uno busca del amor en esta etapa tiene que ver con esos objetivos comunes. Luego viene la etapa de criar hijos, así que en esta etapa se espera una especie de colaboración mutua, para llevar a buen puerto esta delicada tarea.  Luego los hijos se van, comienzan ellos a construir su propia vida. Así llega la madurez y luego la vejez. En estas etapas, por lo general la gente busca en la relación amorosa a alguien que pueda ser compañero de vida, los hijos son grandes y ya se han ido, así que en la pareja hay un reencuentro, están solos otra vez, como antes de ser padres. Para muchos esto es motivo de crisis. Necesitan re-conocerse, y muchas veces, re-descubrir el amor.

Lo que vemos, al compartir con la gente sus expectativas sobre el amor, es que estas van cambiando según la etapa de la vida, pero lo único que no cambia y se mantiene en cualquiera de las etapas, es el interés de que la persona que elegimos y nos elige, nos ayude de un modo u otro a construir felicidad en la vida.

Terapia de Pareja Tips para Perejas Volver Arriba
 
sexualidad, comunicación, respeto, pareja, equilibrio, amor mutuo, ego, incondicional, intercambio humano, idilio, madurez emocional
 > Todos los derechos reservados ©